Cómo preparar tu café soluble en 5 sencillos pasos.

1. Calienta un hervidor o un cazo con agua. Si vives en una zona con agua dura o el agua del grifo sabe mal, utiliza tu agua mineral favorita para que el sabor del café se adapte mejor a tu paladar.

Si utilizas el microondas para calentar el líquido, ten en cuenta que no puedes calentarlo en exceso, porque el recipiente podría romperse. Para evitarlo, pon un palito de helado de madera en el recipiente en el líquido o añádele una cucharadita de azúcar o del endulzante que hayas elegido.

2. Echa una cucharada del café soluble en una taza. Ten en cuenta que si al final de su preparación estuviera muy fuerte o muy diluido para tu gusto, podrás ajustar la proporción de agua o de café añadiendo más cantidad. Sería ideal que utilizaras la misma cuchara y la misma taza cada vez que prepares tu café instantáneo, porque si cambias a un tamaño distinto cada vez, te será difícil encontrar la proporción exacta que más te guste.

3. Vierte en la taza sobre el café el agua que has calentado previamente. El café soluble ya tiene un sabor característico, porque en su proceso de elaboración ya ha sido extraído en agua, antes de secarlo. Es por eso que la temperatura para este tipo de café es mucho menos importante que para el café normal y variará también en función de tu gusto o tu tolerancia al calor en el paladar.

4. Agrega el azúcar o endulzante y opcionalmente también la leche o bebida vegetal previamente calentada a tu gusto. Aunque prefieras el café negro, nuestro café instantáneo puede resultarte más sabroso con un sabor adicional. Incorpora la cantidad que quieras pero asegúrate de que el endulzante elegido se disuelva por completo.

5. Pruébalo y rectifica su sabor a tu gusto si es necesario. La mejor forma de encontrar tu café perfecto es experimentar con las medidas de café, líquido y endulzantes, por eso utilizar la misma taza y la misma cuchara siempre te servirá como punto de referencia para la proporción de agua, dulce y café.

Marcas

Cursos para baristas

Marcas